El diseño de interiores en tres dimensiones tiene la capacidad de generar imágenes fotorrealísticas de un espacio interior para simular su ambiente mediante la incorporación y modificación de los materiales, textura, luz natural, iluminación, tejidos y mobiliario para conseguir la decoración o atmósfera deseada por el cliente o diseñada por el decorador, mostrándoles las infinitas posibilidades que tiene el proyecto para que puedan observar con detalle, desde diferentes puntos de vista, todos y cada uno de los elementos que intervienen en la escena.